Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca“. (1 Pedro 5:10)

¡Ser una mujer exitosa es un asunto de tiempo, fortaleza, y sujeción a la voluntad de Dios! Necesitamos consultar constantemente la Biblia y tener una comunión intima con Dios para conocer y hacer lo que él espera de nosotras. Ya que la vida cristiana es una experiencia progresiva y de contínuo crecimiento personal, la Escritura debe tener la supremacía sobre nuestras vidas. Debemos estar en contacto con ella para recibir alimento, respuestas, y dirección, para nuestra vida particular.

Existen muchas mujeres cristianas exitosas, algunas de las cuales mostramos en nuestra sección de “Mujeres de Fe”. Son ellas mujeres que como las Bíblicas, así como tú y yo, han tenido su cuota de dificultades y han tenido que pasar por el taller del Maestro. Pero a pesar de todo, a través de los años han permanecido fieles al Señor y el llamado de su hora.

Ninguna en el reino de Dios se vuelve exitosa de la noche a la mañana ni por obra de arte, sino que el tiempo y los frutos son quienes evidencian los resultados de nuestra labor y carácter. La reina Ester fue una mujer de Dios exitosa, pero su éxito tampoco resultó de un día para el otro, ni se le puede atribuir a ningún mérito personal. A través del tiempo ella fue preparada y moldeada por el Señor, para el propósito y la hora particular para la cual ella fue puesta en el palacio del rey. De igual manera, Dios nos prepara a tí y a mí a través del tiempo, las circunstancias y los dones que el Espíritu Santo nos ha dado, para que seamos mujeres exitosas en nuestra vida cristiana y el lugar donde él nos ha situado.

Es erróneo pensar en el éxito en función de riquezas, renombre o fama. Muchas de las personas mas ricas y famosas son tambien las mas desdichadas e infelices. El éxito a la manera de Dios implica tomar la Cruz. Es la sujeción a Sus preceptos, la obediencia a Su voluntad, negarnos a nosotras mismas y pasar por el valle de las dificultades aprobadas por él y con una fe cada vez mas firme y preciosa. Es poderle hacer frente a las dificultades de la vida de manera bíblica, de modo que Dios sea glorificado, su propósito sea cumplido y el testimonio de Su iglesia brille a través de tí y de mí.

Amadas, si queremos ser mujeres exitosas en el hogar, el trabajo, el matrimonio, con los hijos, en el ministerio, o cualquier otro ámbito, tendremos que hacer de la Biblia nuestro manual de de vida, de la oración nuestra aliada permanente, y de Jesucristo nuestro mejor amigo. El en cambio nos equipará y probará por el fuego purificador de la aflicción para ser las mujeres victoriosas que él desea. Sí, el éxito tiene su precio pero también tiene sus recompensas. Si nos sometemos a Dios y no tiramos la toalla, el hará de nosotras ¡mujeres exitosas!

Oración: Bendito Dios, ayúdanos a no interrumpir la obra que Tú has comenzado en nuestras vidas. Nos comprometemos a estrechar nuestra relación contigo asiéndonos de tu Palabra y la oración. Que las generaciones siguientes puedan contar de nosotras, que como Mujeres de Fe, fuimos “Mujeres Exitosas”. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: El Dios de Toda Gracia, MWitt – http://www.youtube.com/watch?v=XTeoDnfL6Kw

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org – Publicado originalmente 10-24-2013