No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas“. (Mateo 6:31-33)

Las actividades que realizamos reflejan nuestras prioridades. Cada actividad que realizamos es indicativa de los valores que tenemos y el lugar que ocupan en nuestras vidas. Mateo 7:16 confirma que: “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”

Las actividades de nuestra vida evidencian nuestros valores, intereses, afectos y prioridades. 1ra. Corintios 13:5 nos recomienda que realizemos con regularidad el siguiente ejercicio espiritual: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos”. Una reflexión cuidadosa permitirá que evaluemos nuestras actividades y el tiempo que nos ocupan. Esto revelará cuáles son nuestras prioridades, dándonos la oportunidad de corregir y ponerlas en orden.

El deber de una Maestra del Bien es enseñar a las más jóvenes mediante la disciplina de una comunión íntima con Dios y una vida espiritual saludable. Te animamos a realizar los cambios de lugar, para asegurar cada día un tiempo devocional en las tempranas horas de la mañana; antes que los afanes del día te absorban, y en la noche; antes que el sol del cansancio se ponga sobre tí.

Oración: Señor, que mis actividades no entorpezcan el sano desarrollo de mi vida espiritual. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Tu Palabra, MGándara – http://www.youtube.com/watch?v=XkDak0_RgT8

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Originalmente publicado 8-6-2013

Compartir
Artículo anteriorEl Shaddai
Artículo siguienteMe Probará