Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba” (Proverbios 31:28)

Si has leído a Proverbios 31:10-31 te habrás dado cuenta que la mujer allí mencionada y tenida por virtuosa era todo una malabarista, y de las mejores.

Lejos de tener una vida simple, quieta y reposada, esta mujer parecía un pulpo. Me pregunto … ¿Y como lo hacía? Es posible que muchas madres puedan responder perfectamente a esta pregunta, mas sé que existen muchas otras mujeres que se están ahogando con mucho menos, en un vaso de agua.

Aunque se habla de esta mujer como el prototipo de la mujer ideal, nosotras bien sabemos que de ideal esto no tiene nada. Son muchas las mujeres que cada día hacen y han hecho todo esto que enumera la lista de la virtuosa. De hecho, mi abuela paterna por ejemplo, tuvo 13 hijos, lavaba, planchaba, limpiaba, cocinaba, les dio una profesión a todos sus hijos y los educó bien. El resultado… ella fue altamente respetada y honrada por todos ellos y aun después de su muerte es alabada y mencionada muy a menudo por toda la familia. Gloria a Dios que existen muchas mujeres así en todo el mundo, aunque lamentablemente cada día disminuye el número.

La multitud de actividades de esta mujer, era a causa de y giraba alrededor de, el bienestar de su familia. Amadas, es increíble las fuerzas que por amor tienen las madres, los sacrificios que están dispuestas a hacer y el espíritu inquebrantable de lucha que cultivan. El amor por la familia es esa fuerza motriz que genera aun más energía y un espíritu invencible capaz de soportarlo y hacerlo todo.

¿A dónde se ha ido? ¿Tienes tú esta misma abnegación por tu familia? ¿Eres alabada por ellos? Quiera Dios que sí.

Oración: Padre, gracias por las madres abnegadas. Que las jóvenes que van subiendo no abandonen esta responsabilidad por sus profesiones. Que puedan ellas aprender del buen ejemplo de la virtuosa a ocuparse y ser amantes de su familia. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Me Ha Mostrado, Maranatha – http://www.youtube.com/watch?v=f1Ef_l25ngs

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Originalmente publicado 7-10-2013

Compartir
Artículo anteriorMe Probará
Artículo siguienteAbre Nuestros Ojos