Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo“. (Gálatas 6:2)

Para cualquier persona, llevar una carga siempre será más liviana si puede compartir su peso con otra. Seguramente todas hemos tenido un tiempo en el cual la adversidad fue tan profunda que nuestras fuerzas decayeron y los pensamientos se nublaron. Fue como estar en medio del océano sin las fuerzas necesarias para llegar a la orilla; y justo ahí alguien nos extendió un salvavidas y ayudó a llegar hasta puerto seguro.

Cuando atravesamos momentos difíciles necesitamos apoyarnos, consolarnos y aconsejarnos unas a otras. En ese momento, ¡cuán apremiante es ese “Pie de Amigo” que evita que nuestras fuerzas flaqueen! Quizás justo ahora sabes de una amiga que está en una situación desesperante con su esposo, o conoces a alguien cuyos hijos no andan por buen camino, o sabes de una hermana que atraviesa una situación financiera o laboral difícil. ¿Qué esperas para ayudar? Dios nos llama a “Sobrellevar los unos las cargas de los otros”.

Cuando nuestra hermana da un traspié, es nuestro deber como cristianas ayudarla a ponerse nuevamente de pie. Cuando mi prójimo llora, es necesario que tenga mi hombro disponible. Cuando mi amiga padece necesidad, debo mostrar con obras de amor la providencia de Dios. Gálatas 6:10 dice: “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe”.

Cuán difícil es que more el amor de Dios en aquella que cierra su corazón contra su hermana que está en apuros. Tengamos pues una mente y un corazón abierto tanto para compartir nuestra necesidad como para ver la necesidad de los que nos rodean. Seamos el brazo extendido de consuelo, seguridad, providencia y amor de Dios en este mundo, y aprendamos a recibir nosotras también, el socorro de Dios. Empecemos el día de hoy dispuestas a sobrellevar las cargas las unas de las otras.

Oración: Padre, dame un corazón sensible a las necesidades de otros, y la suficiente sabiduría para conocer cómo y cuándo debo ayudarles. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Dame Tus Ojos, MGándara – http://www.youtube.com/watch?v=Qruo9wfuIsU

Jeanette Lithgow para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Publicado originalmente 7-31-13