… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia“. (Juan 10:10)

Satanás tiene un plan,.. destruirnos, pero Cristo tiene otro ¡darnos vida en abundancia! ¡Aleluya! Mas para poder abrazar la vida abundante que Jesús propuso que tuviéramos debemos:

  1. Romper con nuestro pasado saturado de pecados y mentiras
  2. Dejar nuestro vida vieja junto a la Cruz donde murió nuestro Señor, y
  3. Llevarnos solo de lo que “Escrito Está

Para lograr esto, ante todo necesitamos tener la convicción absoluta de que la Palabra de Dios es la verdad. Solo ella puede abrir nuestros ojos y darnos entendimiento para tener la mente renovada que nos conducirá hacia una vida de plenitud.

  • Mateo 4:4Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.
  • Josué 1:8Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.
  • Salmos 1:1-3Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos;.. sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”.

La victoria que Cristo nos ha dado, aunque está disponible, no es fortuita; se encuentra en una dieta regular de la Palabra de Dios. Su estudio nos transforma, cambia nuestros apetitos y nos capacita para crucificar la carne, sometiendo nuestra voluntad al control y la dirección del Espíritu Santo.

Amadas, nuestra sociedad está necesitada de mujeres que honren a Dios con sus vidas. Estamos en el tiempo propicio para levantar una generación que cambie el destino de nuestras jóvenes. Pero para ello necesitamos renovar nuestra mente por medio de la Escritura. Te animamos a unirte como mujer de Dios en un esfuerzo continuado por ser una “Maestra del Bien” como nos enseña Tito 2:3-5. Estamos seguras que Dios nos fortalecerá y bendecirá mediante su Santo Espíritu para lograrlo.

Oración: Bendito Dios, gracias por la vida que la muerte de Jesús nos imparte, y por la victoria que su resurrección nos concede. Que Tu Santo Espíritu nos redarguya de pecado, guie por sendas de rectitud, y de poder para obedecerte. Ayúdanos en el año que se aproxima, a estudiar y meditar más en Tu Palabra para poder conocer y vivir la vida abundante que Tú nos has regalado. En el nombre de Jesús, amen.

Alabanza: Hoy Es Tiempo de Cambiar, Esperanza de Vida – http://www.youtube.com/watch?v=LuCDt4sWcxs

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Originalmente publicado 12-26-2013

Compartir
Artículo anteriorEl Reposo Perfecto
Artículo siguienteUna Fe Diligente