Dame, hijo mío, tu corazón,..” (Proverbios 23:26a)

Dicen las letras de un viejo himno “dad lo mejor al Maestro”. El himno nos provee una directiva clara, “al Maestro”. Nuestro problema radica en que por el contrario  nosotras le damos lo mejor:

  • Al trabajo
  • Los hijos
  • El esposo
  • Nuestra profesión
  • Nuestras amistades
  • Nuestros pasatiempos

Si bien es cierto que Colosenses 3:23 dice: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”, el versículo está claramente enfocado en el “hacer”. Debemos hacer lo mejor que humanamente podamos en nuestro trabajo, en el hogar, como profesional, etc… Debemos hacer las cosas con amor, excelencia, gracia y buena voluntad.

Pero cuando de Dios se trata, es más importante SER que hacer. Nos pasamos la vida haciendo cosas para ganar el favor de otros y aun de Dios. Pero fallamos en “No SER” lo mejor que podamos para ellos y aún nosotras mismas.

Debemos SER lo mejor para Dios. SER es diferente de HACER. Hacer habla de una actividad, de un servicio. Pero SER habla de estado, de una identidad, de una posición, de una condición.

“Hacer” es movimiento, activismo. Pero “Ser” es una cualidad o adjetivo personal que destaca y distingue nuestro carácter, nuestro hombre interior. Habla de la condición de nuestro corazón. Así pues, no es lo mismo hacer cosas buenas que ser bueno. Dios desea que antes que hacer, SEAMOS. Que seamos el puro reflejo de su carácter y voluntad.

Si eres una Marta corriendo de aquí para allá, si andas cargada y cansada, si por la multitud de afanes has descuidado tu hogar, tu salud, o tu comunión con Cristo, te invito a descansar en el Señor y a venir a Sus pies.  El desea que seas su hija antes que su sierva.

Amada, tu alma brama como el ciervo por quietud, tu esposo extraña tu compañía, tus hijos necesitan tu tiempo y Dios anhela tu presencia.

Oración: Padre ayúdame a sentirme satisfecha, más con quien soy que con aquello que hago. Seré la mejor versión de mí, de hija, de madre y de esposa que Tú me has hecho, y te daré lo mejor de mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Te Daré Lo Mejor, JARomero – https://www.youtube.com/watch?v=fAq_KOFbJnE

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org