Confesión de Danver

Afirmamos

Basados en nuestra comprensión de las enseñanzas bíblicas, afirmamos lo siguiente:

  1. Ambos, Adán y Eva fueron creados a imagen de Dios, iguales ante Dios como personas y distintos en su masculinidad y feminidad (Gn 1:26-27, 2:18).
  2. Las distinciones en los roles masculinos y femeninos son ordenados por Dios como parte del orden creado, y deben encontrar un eco en el corazón de cada hombre (Gn 2:18, 21-24, 1 Cor 11:7-9; 1 Tim 2:12 – 14).
  3. El liderazgo de Adán en el matrimonio fue establecido por Dios antes de la Caída, y no era un resultado del pecado (Gn 2:16-18, 21-24, 3:1-13, 1 Cor 11:7-9).
  4. La Caída introdujo distorsiones en las relaciones entre hombres y mujeres (Gn 3:1-7, 12, 16).
    • En la casa, liderazgo amoroso y humilde del marido tiende a ser sustituido por la dominación o la pasividad. En la casa la sumisión inteligente de la mujer dispuesta, tiende a ser sustituida por la usurpación o el servilismo.
    • En la iglesia, el pecado inclina el hombre hacia un amor mundano de poder o de una abdicación de la responsabilidad espiritual, y suscita la inclinación de la mujer a resistirse a las limitaciones de sus funciones o descuidar el uso de sus dones en los ministerios correspondientes.
  5. El Antiguo Testamento, así como el Nuevo Testamento, manifiesta el valor y dignidad igualmente altos del rol del hombre y la mujer (Gn 1:26-27, 2:18; Gal 3:28). En ambos Antiguo y Nuevo Testamento se afirma el principio de la supremacía masculina en la familia y en la comunidad del pacto (Gn 2:18; Ef 5:21-33; Col 3:18-19; 1 Tim 2:11-15).
  6. La redención en Cristo tiene como objetivo la eliminación de las distorsiones introducidas por la maldición:
    • En la familia, los esposos deben abandonar el liderazgo áspero o egoísta y crecer en el amor y el cuidado de sus esposas, las esposas deben abandonar la resistencia a la autoridad de sus esposos y crecer en sumisión voluntaria alegre, con el liderazgo de sus esposos (Ef 5:21-33 ; Col 3:18-19; Tit 2:3-5, 1 Pd 3:1-7).
    • En la iglesia, la redención en Cristo da a los hombres y las mujeres una parte igual en las bendiciones de la salvación, sin embargo, algunos roles de gobierno y enseñanza dentro de la iglesia están restringidos a los hombres (Gál 3:28; 1 Cor 11:2-16; 1 Tim 2:11-15).
  7. En toda la vida, Cristo es la autoridad suprema y guía para los hombres y mujeres, de modo que nada en la tierra-la sumisión doméstica, religiosa o civil de la historia implica el mandato de seguir una autoridad humana en el pecado (Dn 3:10-18, Hch 4 :19-20, 5:27-29, 1 Pd 3:1-2).
  8. Tanto en los hombres y las mujeres el sentimiento sincero del llamado al ministerio nunca debe ser usado para dejar de lado los criterios bíblicos para ministerios específicos (1 Tim 2:11-15, 3:1-13; Tit 1:5-9). Por el contrario, la enseñanza bíblica debe seguir siendo la autoridad para probar nuestro discernimiento subjetivo de la voluntad de Dios.
  9. Con mitad de la población del mundo fuera del alcance del evangelismo indígena, con un sinnúmero de otras personas perdidas en aquellas sociedades que han escuchado el evangelio, con las tensiones y miserias de las enfermedades, la desnutrición, la falta de vivienda, el analfabetismo, la ignorancia, el envejecimiento, las adicciones, la delincuencia, el encarcelamiento, neurosis, y la soledad, ningún hombre o mujer que sienta una pasión de Dios para hacer Su voluntad, conocida en palabra y acción deben vivir sin el cumplimiento de un ministerio para la gloria de Cristo y el bien de este mundo caído (1 Cor 12:07 – 21).
  10. Estamos convencidos de que la negación o abandono de estos principios dará lugar a consecuencias cada vez más destructivos en nuestras familias, nuestras iglesias, y la sociedad en general.

Confesión de Danver: Creencias Centrales sobre la Masculinidad y Femineidad

La “Declaración de Danvers” resume la necesidad de un Consejo Bíblico de Masculinidad y Femeinidad (CBMW) y sirve como un resumen de nuestras creencias fundamentales. Esta declaración fue preparada por varios líderes evangélicos en una reunión CBMW en Danvers, Massachusetts, en Diciembre de 1987. Fue publicado por primera vez en forma definitiva por el CBMW en Wheaton, Illinois, en noviembre de 1988

Razón Fundamental
Hemos sido impulsados en nuestro propósito por los siguientes acontecimientos contemporáneos que observamos con profunda preocupación:

  1. La incertidumbre generalizada y la confusión en nuestra cultura con respecto a las diferencias complementarias entre la masculinidad y la femineidad;
  2. Los trágicos efectos de esta confusión están socavando la base y estructura del matrimonio tejida por Dios a partir de las hebras hermosos y complementarias de la masculinidad y la feminidad;
  3. Aumento de la promoción dada al igualitarismo feminista con las distorsiones de acompañamiento o el descuido de la armonía feliz retratado en la Escritura entre el liderazgo amoroso y humilde de los esposos redimidos y el apoyo inteligente, dispuesto a ese liderazgo por esposas redimidas;
  4. La ambivalencia generalizada con respecto a los valores de la maternidad, ama de casa profesional, y los muchos ministerios históricamente desempeñadas por las mujeres;
  5. Las demandas crecientes de legitimidad para las relaciones sexuales que han sido bíblica e históricamente consideradas ilícitas o perjudiciales y el aumento en la representación pornográfica de la sexualidad humana,
  6. El recrudecimiento de la violencia física y emocional en la familia;
  7. La aparición de roles para hombres y mujeres en el liderazgo de la iglesia que no se ajustan a la enseñanza bíblica, y son contraproducentes al testimonio bíblicamente fiel;
  8. La creciente prevalencia y la aceptación de rarezas hermenéuticas diseñadas para re-interpretar significados evidentemente claros de los textos bíblicos;
  9. La consiguiente amenaza a la autoridad bíblica, ya que la claridad de la Escritura está en peligro y la inaccesibilidad de su significado para la gente común es limitado al ámbito restringido de la ingenuidad técnica;
  10. Y detrás de todo, la aparente acomodación de algunos dentro de la iglesia al espíritu de la época a expensas de la autenticidad atractiva, radical bíblico que en el poder del Espíritu Santo puede reformar en lugar de reflejar nuestra cultura enferma.